por carracuca

Te moriste, supongo, tan callado como vivías. No sé si te habrás llevado las cartas para jugar un solitario, o una de esas novelas de Lafuente Estefanía. Sólo espero que no te aburras.

Te moriste como quien dice hasta luego y yo me quedé desconcertada a 8.600 kilómetros de distancia. Preguntándome cuándo coño nos habíamos hecho tan viejos.

Anuncios