Madrid con lluvia

por carracuca

Llueve en Madrid y la gente se sobrecoge, se esconde. Aquí no están acostumbrados. Subo y bajo, subo y bajo de casa con mil recados que hacer. Y al final, con las plantas de los pies mojadas, me recojo cargada de bolsas y me cambio, y me siento delante del ordenador a ver si por fin acabo esos trabajos. Y suena Rootless Tree y, a pesar de que reconozco que Rice se suele pasar de falsetes y de recursos de lagrimilla fácil, me tiembla algo dentro. Estoy pensando en Emma y en México cuando llovía, en edredones nórdicos de habitaciones oscuras y en las madrugadas de jueves universitarios. En lo preciosa que está Madrid cuando llueve.

Anuncios