por carracuca

Cuando junio parece septiembre es como cuando te despertabas después de soñar que suspendías un examen y te dabas cuenta de que aún no lo habías hecho.

Junio parece septiembre y las chaquetas de punto están a medio guardar, las sandalias me saludan desde una caja de cartón, tengo ganas de tinto de verano (una guiri vive dentro de mí) pero no es el momento. Todo está al llegar y casi todo ha pasado ya.

No hay albañiles gritando ni polvo en las habitaciones, no hay maletas extra. Me quedan cinco camisetas y un muñeco de South Park. No puedo echar de menos a los albañiles gritando ni el polvo en las habitaciones. Llega el tinto de verano y rezo a quien sea por poder parar en las terrazas, mirar las estrellas, hacer todas esas cosas que le gustan a la guiri que llevo dentro.

Anuncios