No tiene ningún sentido

por carracuca

Despertar, y apagar para siempre el despertador, y mil watios de luz naranja apuntándote a la nuca, y unos zapatos de tacón, y alfombras de piel sintética, y música electrónica con voces femeninas a todo volumen, y tazones de cereales con los pies tap-tap-tap golpeando la moqueta, sentadita sobre un cojín, y estar sola pero cantar, y una ducha fría, y salir saltando, y cien judíos aupándote al cielo, más arriba, más arriba, hasta llegar.

08/05/08

Anuncios