por carracuca

Supongo que no se podría comparar, este calor de línea 5 del metro y los pies hinchados. Los granizados, granizados de limón y viseras que discurren por Gran Vía. Y el polvo antiguo en los pies y dos albañiles antiguos que antes me hacían la vida imposible.

Supongo que no se podría comparar. Karaokes y lluvia mala para el ante. Chupas de cuero y un ticket por un gin tonic. Las farolas húmedas de una ciudad que no está acostumbrada a llover.

Anuncios