24 julio 2007

por carracuca

El tapón de una botella

***

Es un instrumento diminuto, plasticoso, igual que otros miles de millones. Azul. Con una utilidad finita, pequeña, desprestigiada: la de no dejar salir ni entrar. Algo que no se estila en esta era de viajes low cost y libertades múltiples pero vigiladas.
Es un producto obviable, poco competitivo,poco rentable. Hecho por máquinas monstruosas y colocado en el tope de nuestras botellas de agua con un mazazo terrible. Encima de las mesas, se nos pierde siempre. Reparar en él significa, al menos, pedir disculpas.

Anuncios