26

por carracuca

Fueron de horas de trabajo y moqueta y café de la felicidad en vasos de plástico, de cañas y Madrid, tanta Madrid que ya ni sabía cuánto tiempo llevaba allí. Fue una buhardilla y camisetas olvidadas en un armario que se caía a una velocidad casi imposible. De cortes de pelo, más zapatos, más uñas de colores, más charlas nocturnas e inauditas. Sushi, tostadas con tomate y aceite, pasta, abrazos, mi primer teléfono con internet, más Twitter, más yo, más vosotras, más mapas, más México, más serenidad y supongo que crecer a trompicones.

( 27 fueron por lo pronto D.F., de repente y otra vez D.F.,Las mañanitas en un taxi con overbooking que venía del sur, de fiesta sorpresa y las lágrimas esas de las que me había olvidado. Golondrinas, tarta de chocolate, la felicidad que se te agarra de la barriga…).

Anuncios