Agosto.

por carracuca

Terrazas de sillas de metal sushi bien frío una nostalgia superficial que se diluía en margaritas, aunque puede ser que eso fuese noviembre y yo me esté adelantando. Plazas abarrotadas y tu mano, que siempre me guiaba. Las pantallas de ordenador con sus supuestas radiaciones y esa presión simultánea de brazos, torso y cintura que funciona, igual que los cactus y la hierba bajo los pies.

Anuncios