por carracuca

Sushi de Madrid, que estabas hecho de los interminables sábados por la tarde y trozos de esa penicilina que se va quedando en juntas de cocina. Sabías a Atocha y a cielo estrellado.

Anuncios