por carracuca

Las psicologías de los aficionados se definen por la oncena que apoyan. El mercurial Necaxa es el equipo de mi calle. Poco importa que ese trozo de ciudad haya cambiado. Tampoco importa que yo haya dejado de vivir ahí. En la ciudad de México el sentido de la pertenencia no depende de las personas ni del paisaje. Todos se van y todo se derrumba. Una calle es para nosotros lo que estuvo (la infancia, el Necaxa). Por eso vale la pena.

Dios es redondo (Juan Villoro).

Anuncios