por carracuca

Bloody Mary es la bebida del desierto. Me acabo de dar cuenta y todo encaja. Así que esta vez no me hacen falta camisetas blancas, ni siquiera necesito Facebook: me basta con un cóctel con ramita de apio y un coche que me lleve hasta el norte (a mí sola, pero saludando al pasar por L. A.) para superar la nostalgia de arder.

Anuncios