por carracuca

Una señora mayor, salvadoreña, pero residente en Guatemala desde hace 40 años, viajó hoy en autobús desde su ciudad de nacimiento a la de residencia junto a su hijo. Y yo en el asiento contiguo. Ella y su bastón, que tardaron quince minutos en moverse hasta el baño, no necesitaron ni veinte palabras para convertirme en un balbuceo:

-¿A qué se dedica?
-Soy periodista.
-¡Ah!, qué bonito el periodismo. Me gusta porque se puede escribir sobre el amor. ¿Usted ha escrito sobre el amor?
-No… O sea, no lo sé…

Elsa Cabria lo contó el otro día en Facebook.

Anuncios