por carracuca

Releí Los suicidas del fin del mundo, de Leila Guerriero. Me gustó todavía más que la vez anterior.

Subí a mi cuarto. Cerré la puerta. Encendí el televisor y no había nada. Sólo estática, una nube gris. El viento arrancaba las ventanas de su sitio, los dientes y las muelas.

Qué fui a buscar ahí. No sé qué vi. Qué estaba buscando.

Anuncios