Corajes

por carracuca

Me preguntó, muy suave: “¿Entonces ya no hacemos esas cosas?”

Leila Guerriero

Anuncios